Michael Peinkofer

No, amigos míos, Michael Peinkofer no es el título de un libro extraño, sino el nombre de un perpetrador de literatura mala y barata. Admírelo en todo su esplendor: es el engendro sonriente de la foto de al lado. El último libro de este autor incluye, en el reverso de contraportada, un primer plano de ese rostro. Reconozco que se trata de una jugada inteligente: si hubiesen situado la foto en otro lugar más visible, me habría ahorrado los diez euros.

La gota peinkoferiana que ha desbordado mi vaso se llama La Maldición de Thot (“¡maldito seas, Perry el Ornitorrinco!”), y es una mezcla de las aventuras de Jack el Destripador, el joven Sherlock Holmes y  la versión bollywoodiense de La Momia. La protagonista es una tal Sarah Kincaid, que uno inevitablemente imagina con el cuerpo de Rachel Weisz y el cerebro de Leire Pajín. Y es que la chica es la clásica feminista avant la lettre. Se pasa tres cuartas partes de la novela quejándose del machismo de sus compañeros de reparto. El resto del tiempo, lo malgasta en defender a un egipcio llamado Kamal, a quien sus imperialistas acompañantes desprecian por árabe, pero que en realidad no es árabe ni egipcio, sino tuareg y, si se es coherente con lo que cuenta la propia novela, un verdadero cabrón.

Con esto llegamos al núcleo psicológico del peinkoferismo: este señor es un enemigo declarado del Imperio Británico (¡tiembla, Winston Churchill!). Todo lo malo que ha pasado en el mundo, desde Guillermo el Conquistador, es culpa de los británicos, y en concreto, de los ingleses. Supongo que eso incluye a William Wilbeforce, el fin del Imperio Otomano y la derrota de los nazis, pero es difícil estar seguro cuando uno se enfrenta a un cerebro tan coherente como el de Miguelito. Una novela anterior de este mismo señor, Trece Runas, ya mostraba la avanzada filosofía política e histórica del autor: “escoceses buenos, ingleses pérfidos”. Vamos, un atracón mal digerido de Braveheart… Está tan ocupado en culpar de todo a los británicos que se le olvida el daño que hizo la invasión islámica a los egipcios: el olvido de la grandeza de la civilización clásica egipcia es, en su mayor parte, culpa del Islam, una doctrina para la que toda la historia anterior al profeta es Oscuridad e Ignorancia. La recuperación del legado histórico egipcio hay que agradecérselo a esos malditos aventureros europeos que tan mal caen a Peinkofer.

Por lo demás, la novela tiene de todo: un francés que predice el futuro y que suelta constantemente frases memorables como ma chérie, c’est bien y où est mon croissant. Hay unos cocodrilos blancos mágicos que han sido encerrados en un estanque subterráneo en pleno desierto hace 4.000 años por los sacerdotes de Thot, y que siguen haciendo las cosas que hacen los cocodrilos a pesar de los milenios transcurridos y la presunta falta de alimentación. Probablemente los cruzaron con osos, para que hibernasen todo ese tiempo.

Hablando del francés, resulta que notre ami es opiómano. Al parecer, esta afición le permite anticipar el futuro; es lógico, cada vez que despierta de la mona se le debe olvidar el pasado inmediato y ya sabemos que el Universo tiende al equilibrio. Pero eso no es un problema para mí. Lo verdaderamente fastidioso es que, cuando el personaje se coloca por primera vez, anuncia que va “a cabalgar el dragón”. De ahí en lo sucesivo, el eufemismo secuestra a la realidad, y el puñetero dragón cabalga alegremente a lo largo de toda el libro. Supongo que tanta blandura espiritual es consecuencia de una dieta a base de Kinder Bueno.

Y es que, cuando un tonto tira por un camino, o se acaba el camino, o se acaba el tonto. O puede también que el tonto termine su viaje en Alemania escribiendo novelitas de tres al cuarto, maldiciendo a Rudyard Kipling y cabalgando en su habitación sobre un pringoso dragón de chocolate Kinder.

Esta entrada fue publicada en Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Michael Peinkofer

  1. Gael Poe dijo:

    Estimado joven

  2. Gael Poe dijo:

    Estimado Jove
    Lamento totalmente el diferir de sus comentarios mal dirigidos a este escritor Michael Peinkofer. Tengo que decirte que lo que ofrecen estos libros es algo más que las sandeces que logras decir acá. La riqueza en la descripción de sus paisajes y personajes realmente te transporta al momento, al hecho que se narra y a la escancia. Y cada hecho relacionado te envuelve en la trama de sus tres novelas, esperando lo siguiente que va a suceder.
    Además de que me permito decirte que a pesar de ser una novela histórica, por el simple hecho de estarse tratando de una obra narrativa se puede jugar, a la libertad del escritor, con los hechos, personajes, acontecimientos y lugares. ¿Acaso la literatura no es eso lo que pretende?, que podamos explorar nuestros propios pensamientos en un hecho, ya sea histórico o no. El poner nuestra imaginación a flotar y crear los personajes tanto como la riqueza de nuestros pensamientos. Solo mentes cerradas podrían criticar de manera tan vil y una obra literario que pretende contar un hecho desde otros puntos de vista fantástica.
    Me entristece la pobre crítica que se cierne sobre tu persona. Porque mejor, en lugar de estar leyendo esta literatura tan avanzada para tu coeficiente, sigues leyendo “Harry Potter”, o no sé, algún tipo de cuento infantil que quizá logres entender más el trasfondo de la situación. Así podrás Ubicarte un poco mejor en un tipo de literatura a tu nivel intelectual y de esa manera no te confundas tanto con las palabras de un libro. Es una recomendación que de seguro te servirá mucho y que te lo digo en serio, deberías tomar en cuenta.

    Saludos Cordiales, tu buen amigo
    Gaél

    • Ian dijo:

      Gael: has comenzado mintiendo (no soy joven) y has terminado mintiendo (no soy tu amigo).

      Por el camino, se te escapan otro puñado de mentiras, aunque la verdad, sin mucha chicha. Por ejemplo, no te “entristece” mi actitud. Seamos sinceros, coño: mi actitud te ha dado la oportunidad de sentirte superior e insultarme, actividad que, como todos sabemos, es muy del gusto de todo buen primate.

      Lo mejor de todo es cómo te retratas. No, no es por lo que dices, que es bastante insulso y predecible, sino por cómo lo dices: “jove” sin terminar, “escancia” (que no sé si significa algo diferente en tu aldea, pero que en mi idioma es una conjugación verbal), “Ubicarte” con mayúsculas y “Gaél” con acento. Deberías comprarte un teclado mejor, tomarte los medicamentos para el reuma o tomar un cursillo de ortografía y mecanografía. No, Michael Peinkoffer no ha escrito sobre el tema, pero en todo caso, no te lo recomendaría.

    • Inma dijo:

      Un respeto a Harry Potter, por favor.

  3. Gael Poe dijo:

    Bueno, si estoy escribiendo con algunas faltas de ortografía, se debe a que estoy trabajando en este momento, porque yo sí tengo mucho que hacer. Pero en fin, no pretendo caer en tan baja situación en discutir con su persona. Te puedo decir, que mi intención no es buscar a un enemigo. Todos tenemos diferentes prospectivas de las cosas. Y créeme que mi perspectiva hacia tu crítica es de absoluta indiferencia.
    Pero bueno, sigue tú con tus cuentos y yo sigo con mi misma idea hacia mis novelas.
    Saludos cordiales.

    • Ian dijo:

      ¿Por qué lo llaman “novela” cuando se trata de un simple bodrio? Si tu propio olfato no te avisa de lo mal que escribe Miguelito Peinkoffer, léete cualquier libro de estilo para que veas todas las cagadas en las que incurre el susodicho.

      mi intención no es buscar a un enemigo

      Pues se te da bastante bien. Mejor que escribir, as a matter of fact…

    • Juli dijo:

      Hola, curioseando por Internet se me ocurrió mirar fotografías sobre “La maldición de Thot” que para mi opinión es un gran libro. Pero, como por todo lugar hay, siempre alguien debe dar la nota criticando lo que a la gran mayoría nos fascina, así que, estimado amigo Ian, ¿porqué no escribes tú un libro para que todos nosotros critiquemos tus “Bests sellers” ? por que todos o casi todos los libros de Michael Peinkofer están catalogados de “bests sellers”. Y por otro lado, respeta las decisiones ajenas a tu persona sobre otros, tanto sean libros como películas. Es solo un consejo, por que, querido amigo, así no se llega a nada…

      Saludos cordiales de un chaval de 15 años que sí le gusta Michael Peinkofer.

      • Ian dijo:

        Pequeño, ya yo he escrito mis libros (www.marteens.com), y la verdad es que se venden muy bien.

        Por otra parte, ¿quién ha hablado de no respetar aquí? Tengo muy claro que mis gustos no tienen por qué coincidir con los del prójimo. A mí me gusta la buena literatura, y a otros les gustan Peinkofer y Zafón. A mí me gustan las mujeres, por poner otro ejemplo, y otros prefieren las pollas. Me parece excelente (más tías para mí) y muy respetable. Pero que nadie espere que escriba una reseña sobre los presuntos placeres de meterse cosas en el culo y besar a tíos peludos. Ni sobre lo fascinante que es Mikey Peinkofer…

  4. Gael Poe dijo:

    Hey Chicos, en serio que esta discusión es totalmente innecesaria. Todo depende de la forma en que se vean las cosas. Apoyo algunas ideas de Ian, porque he leído el libro y se que muchas de las cosas no tienen cierta coherencia, pero el hecho cada libro encierra su propio mundo, solo depende de cada uno de nosotros el entenderlo a nuestra manera y saber si nos gusta o no. De esto se trata, de los diferentes gustos de cada uno de los lectores, me gusta Peinkoffer, y sé que a muchas personas les gusta, al igual que hay muchas otras que no.

    Un saludo desde Costa Rica.

  5. Orlando dijo:

    Gente, apoyemos la literatura que nos gusta, cada quien tiene sus gustos.

    • Ian dijo:

      Es que no se trata de “gustos”, Orlando. Se trata de calidad. El problema no es la “novela histórica”. Yo me he leído a Graves y a la Yourcenar sin rechistar. Llamar “novela histórica” a las paridas de Peinkoffer es insultar a los autores buenos que se dedican al género. Incluso compararlo con Ken Follet sería un insulto para Follet. La gente suele perder de vista muy rápidamente que, para ser artista, primero hay que ser buen artesano. Cualquier mindundi traza cuatro garabatos en un lienzo y lo titula “Respuestas a todos los problemas de la Vida, el Universo y el Más Allá”. ¿Es eso arte? Si no hay “artesanía”, es una chorrada o una impostura.

      Luego, cada cual, por supuesto, es libre de leerse lo que le apetezca… y yo soy libre de decirle que tiene un gusto de mierda.

      • Orlando dijo:

        Hola Ian, realmente es un placer poder escuchar las ideas de una persona como tú, que se nota que sabes de lo que estás hablando.
        Realmente Creo que muchas veces solo depende de la realidad de una cultura. Claro que si podemos decir que este mae la está volando cuando menciona tantas fantasías, y realmente debo decirte que no podemos clasificar como novela historica “Trece Runas”, por ejemplo. Pero solo debemos encontrar un poco el transfondo de lo que el señor Peinkofer quiere expresar, viendo una realidad social y cultural de un pueblo aleman a la forma en que se ve una conquista Inglesa. O incluso, mencionando un poco lo que es la “Maldición de Thot”, podemos ver que relata un delirio aleman por conquistar más allá en territorios egipcios.
        En fin, me dedique este fin de semana a leer “La Maldicio”, reconozco así que muchas veces las acciones y los acontecimientos, aunque muchas veces predecibles, te hacen ir más allá. Tengo que leer “La llama de Alejandría”, para poder tener una prespectiva más amplia de este asunto.
        Don Ian, que libro me recomiendas encontes para leer???

  6. Pingback: Tom Knox y la decadencia de Occidente | Lecturas Zen

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s