Maldito karma

Siempre que llega el verano, escojo un par de libros que leer para la semana de la playa. No me gustan las penas, ni los dramones y eso hace que busque literatura ligera, algo de entretenimiento que acompañe a la cervecita y los aperitivos.

Este año, no salí de casa con libro sino que lo adquirí directamente en “la librería” de Denia –la única que he podido encontrar hasta la fecha-. Me decidí por la 14 edición de Maldito Karma de David Safier (Seix Barral, 2009), aunque a estas alturas, he podido comprobar que ya están en la edición 16.

La novela venía recomendadísima por los lectores alemanes y la verdad, eso era lo que más miedo me producía. Quizás porque siempre he pensado que los alemanes carecen de sentido del humor y su gusto por la literatura ligera era dudoso. Las pocas veces que he viajado a Alemania, era incapaz de encontrar un alemán al que pudieras hacerle un chiste en inglés y consiguiera más de una inclinación de cabeza y un “Ja” cortés como preludio de un taconazo. En fin, puede que mi inglés sea malísimo o que ellos, realmente, sean tan cuadrados como sus cabezas. Pero es que en España tampoco somos grandes aficionados a la literatura alemana contemporánea y una novela que venga de la tierra del muro como ingeniosa y divertida, sólo podía crear recelos.

Con la novela en la mano, y sin llegar a salir de la librería, conocí a Kim Lange, la presentadora de televisión que muere aplastada por el lavabo de una estación aeroespacial rusa en la cúspide de su carrera. No es que fuera un buen comienzo. En realidad era inverosímil y absurdo que alguien pudiera subirse a una azotea y morir de forma tan tonta, pero la narración de David Safier me atrapó en esos primeros momentos a pesar de esa tamaña estupidez. Su prosa ágil, basada en frases directas que transmiten los pensamientos de Kim, no puede dejarse. El mal karma de Kim, se convirtió de forma inmediata en mi mal karma, ganado a pulso día a día. Y tan identificada me sentía con la protagonista, que renunciando al aperitivo y las cenas familiares, me vi obligada a seguir leyendo noche y día, para saber si Kim podrá evolucionar y redimirse y redimirme por el camino.

El relato, con grandes dosis de humor impensable para un alemán, me dejó retazos de la vida animal de Cassanova y algún que otro personaje que bien podría ser alguno de mis difuntos.

Es una idea curiosa la de reencarnarse en un animal inferior hasta que acumules puntos positivos.  Las acciones desinteresadas  no tienen por qué coincidir con el estándar de las “buenas acciones” que todos tenemos en mente. Evitar que mi perro pise a una hormiga colega… karma positivo…Dejar que la araña del jardín pique a mi jefe… karma positivo también… ¡Pobre araña! A lo mejor era el empleado suicida que despidió mi jefe la semana pasada y, ¿qué hago?, ¿mato a la araña o me cargo al jefe? Y todo ello, dependiendo de si soy hormiga, araña o… lo que me toque ser.

Lo mejor de todo es que el libro tiene un final de los que dejan buen sabor de boca. Cansada de historias deprimentes llenas de mujeres maltratadas, hijos drogatas que no superan su adicción, episodios nacionales desconocidos y abuelos republicanos desaparecidos, Maldito Karma, ha alegrado parte de mi verano transformando mi opinión sobre el sentido del humor alemán y su buen gusto por la literatura ligera. Ahora sólo me queda esperar el próximo libro del autor, Jesús me quiere, que en breve, será traducido por la misma editorial que ha publicado su primera obra en España y que deseo, mantenga esta línea literaria que fomenta el sentido del humor y con ello, el buen rollo espiritual.

Esta entrada fue publicada en Humor, Novela. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Maldito karma

  1. Ian dijo:

    🙂 Me has convencido, me lo compraré.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s