From the Dust Returned

Hará ahora unos ocho años, me encontré con una buena amiga en el centro de Madrid. Ella llevaba a cuestas a una brujilla de doce meses, y quería mirar libros en cierta megatienda del barrio. Libros y buena compañía, ¿quién podría resistirse?, y me sumé a la expedición como porteador. Una vez en la tienda, con la nena en brazos, un libro llamó mi atención. Pensé en comprarlo… pero el pequeño terremoto adosado había descubierto hacía poco el placer de arrojar objetos pesados a extraños e insistía en practicarlo en cuanto me descuidaba. Puse el libro en su sitio, pero al parecer, mi amiga vio la escena. A los pocos días llegó mi cumpleaños, y el libro en cuestión fue mi regalo. Así es mi amiga.

El libro era From the Dust Returned, de Ray Bradbury, y creo que es una buena elección para la primera entrada de esta bitácora, tanto por el propio libro como por la forma en que llegó a mis manos. Es una colección de cuentos más o menos independientes, que el autor intentó hilar en una novela. Las historias tratan de una familia de espectros, que se cristalizan alrededor de una momia egipcia, en una casona abandonada en el Medio Oeste americano. El libro no llega, en mi humilde opinión, a la altura de clásicos como las famosas Crónicas Marcianas, El Hombre Ilustrado o Fahrenheit 451, pero la garra del león se hace notar incluso cuando se trata simplemente de rascarse:

Into the air, over the valleys, under the stars, above a river, a pond, a road, flew Cecy. Invisible as autumn winds, fresh as the breath of clover rising from twilight fields, she flew.

Es el principio del quinto “capítulo”, The Wandering Witch. Cecy es un ente, por llamarlo de algún modo, femenino y preadolescente, con el increíble don de poder habitar cualquier otro cuerpo material. ¿Adivináis qué se le ocurre a la nena? Efectivamente, se cuela en el cuerpo sobrecargado de hormonas de otra adolescente.

The girl gasped. She stared into the night meadows.
“Who’s there?”
No answer.
Only the wind, whispered Cecy.
“Only the wind.” The girl laughed, but shivered.

La chica rió, pero se estremeció. Así ocurre la magia en el mundo real, en pequeñas dosis. Reímos, pero algo nos dice que todo ha cambiado. Y Bradbury es un especialista en sugerir estos pequeños cambios invisibles, sean los marcianos invisibles de las Crónicas, o la presencia de un espectro curioso en tu interior.

La historia de Cecy es un cuento excelente, aunque Bradbury lo haya disfrazado de capítulo. La trama se desarrolla como esperamos. Cecy, y la chica a la que parasita, van de fiesta, bailan con un tal Tom, que de alguna manera nota la diferencia, y lo besan. O al menos, Cecy, que susurra: “this is me kissing you”. Tras el beso, Cecy escapa. Y desde el cuerpo de un pájaro nocturno, le comunica al pobre Tom:

Will you come by someday, some year, sometime, to see me? Will you know me then? Will you look in my face and remember where it was you saw me last and know that you love me as I love you, with all my heart for all the time?

Yo, al menos, me estremezco. Cuando me he enamorado, ¿ha sido de algún espíritu vagabundo o de la chica que casualmente habitaba? ¿Existe algún espectro femenino inmortal, encerrado ahora quién sabe dónde, esperándome? ¿Sabría reconocer su verdadera cara, si la viese?

Quizás sea divertido comprobar, en una versión en castellano, cómo el traductor se las apaña para que el estilo bradburiano sobreviva a la traducción, con su trabajado ritmo. Pero me conformo con tener mi ejemplar en inglés en un lugar especial de mi salón, con una foto en su interior de la brujilla errante de mi propia historia, que con los años se ha transformado en una hermosa princesita.

Esta entrada fue publicada en Cuento, Fantasía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s